Ventajas de una chancla frente al correo electrónico

No soy yo el autor de este post, relamente lo estoy copypasteando íntegramente del blog Atalaya: desde la tela de araña.

A pesar de las innumerables ventajas que desde hace 30 años (y pico) viene disfrutando el correo electrónico, la ancestral chancla es un método muy superior para transmitir información textual a cortas y medias distancias. Por las siguientes razones:

* Una chancla es tridimensional (en realidad, tiene una dimensión fractal de 2.75), por lo que se puede escribir en múltiples superficies. El email, ay, es bidimensional
* Usando un cordón de zapatos disponible en tiendas del ramo (chino) por pocos céntimos, puedes incluir todo tipo de attachments: un tomate, una lata de Mahou, e incluso un ultraportable tipo Asus EEE PC. Además, no se te va a olvidar: si no lo has incluido, pesa menos, así que te darás cuenta inmediatamente. Además, tendrás el cordón liado en alguna parte visible lo que te indicará que tienes que acordarte de algo
* Las chanclas incluyen un mecanismo de acuse de recibo que val del simple “Ay” al “Me c*go en tus muertos”, con lo que no vale la excusa de “Es que se me ha ido a la carpeta antispam”
* Ya que hablamos del spam, el spam en chanclas es muy reducido, y generalmente va rodeado de pan, y se puede comer. Otro tipo de spam, como el destinado a recoger nombres de usuario y claves, son prácticamente desconocidos, ya que ¿quién diablos va a escribir un nombre de usuario y clave en una chancla?
* Finalmente, las chanclas son mucho más económicas. Por 30 euros al mes puedes enviar un número casi ilimitado, sobre todo si te las devuelven a vuelta de chanclorreo. Si no lo hacen, dejas de enviar Mahous adjuntas. Hala, que se jodan.

Murphy dice: Los derechos no se conceden, se conquistan

Deja un comentario