La historia de don cuco

Allá en aquellos ayeres preparatorianos, mis cuates y yo nos reuníamos en un lugarcito en la calle, cómodamente sentados y viendo la gente pasar. Fumándonos un cigarrito y echándonos unas coquitas bien frías. Y por ahí siempre pasaba Don Cuco. Don Cuco ya era “bastante” mayorcito, entradas en las cienes, cabello canoso y algunas arrugas en la cara como muestra de sus ayeres. Y sin embargo mantenía una condición física como pocos a su edad.

Al paso del tiempo nos hicimos sus amigos, y contínuamente nos regañaba, a mí en lo particular por mi forma regordeta.

“En vez de estar aquí echadotes todo el día, deberían hacer ejercicio” – nos decía. “Veanme a mí, a mis sesentaytantos años y como estoy. Todos los días salgo a correr a las 6 de la mañana. No fumo, no bebo. Vengo del médico y me dice que fácilmente puedo llegar a los cien años. Y todavía le pongo diario con mi señora.” mientras movía frenéticamente sus puños cerrados arriba y abajo.

Yo sólo lo veía, sonreía y pensaba para mí “ojalá que cuando llegue a su edad tenga por lo menos la mitad de energía del viejito loco este”.

Y así lo pensaba, cuando en una de tantas mañanas, al salir a correr, Don Cuco tropezó, cayó y un camión de volteo que pasaba por ahí le aplastó la cabeza con una llanta.

Murphy dice: Departamento técnico, ¿dígame? ¿Ha probado a apagarlo y encenderlo?.

1 comentario

  1. Adamas el Indomable dice:

    Por una cosa u otra, me has animado a salir a correr y a vivir la vida al limite no hay que malgastarla, por que solo tenemos una. No se lo que habra despues, lo unico que se, es que hoy estas aqui y mañana vete tu a saber.

Deja un comentario