Ánimo muchacho

Como todas las mañanas, me despierto, voy al baño, me desnudo completamente para entrar a la regadera. Volteo hacia abajo y veo mi hermoso cuerpo. Volteo al espejo y en vez de verme, veo a un cerdo en dos patas con un pito de 30 cms (o chinga, es mi historia no?.. dejenme contarla como yo quiera). Pienso: “mañana cambio el espejo, este como que anda chueco o no sé, ese no soy yo”. Me visto y voy al trabajo.

Y entonces subo al metro y veo una cosa de estas frente a mi. “OK, OK, Dejaré de decir que estoy hecho un cerdo, al menos yo sí me veo la pinga”.

Mañana me quejaré de ser pobre, chance y me encuentre un billete de lotería.

Murphy: No importa lo que suceda, siempre alguien lo tomará demasiado en serio.

Deja un comentario