Viajando en metro

“Nunca acostumbro pegarme a la orilla de la via cuando espero el metro, siempre me recargo un rato en la pared y cuando va frenando el vagón me acerco, y entonces entro.

Antes me colocaba al frente, como los demás, y me asomaba al túnel a ver el primer vagón acercarce, y acercarce más. Verlo pasar y frenarse frente a mí.

En una ocasión, me pregunté que pasaría si justo antes de cruzar el primer vagón frente a mí, tomara al cuate a mi lado y lo empujara a las vías sorpresivamente; ¿qué cara pondría?, ¿que haría él?, ¿qué haría yo?, ¿saldría corriendo?, ¿saldría un video blanco y negro con mi cara en los noticiarios?, ¿qué pensamientos pasarían por su cabeza un segundo antes de que el vagón se estrelle con él?.

Ese pensamiento vino a mi cabeza una y otravez, todos los días, siempre antes de ver el vagón venir.

Desde entonces me pego a la pared, no por miedo a que un día no me controle yo, si no por que no se controle la persona de al lado.”

Murphy dice: No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos.

1 comentario

  1. daniel e perez dice:

    ORALE A SI SIENTO YO LUEGO ….. MEJOR ME PEGO A LA PARED A ESPERAR EL METRO.

    OYE Y CUANDO VAS A PONER MI ESPACIO EN TUS LINKS HEEEEE!!!!

Deja un comentario